10 septiembre, 2009

Martes, 25 de Agosto -Santa Croya de Tera – Puebla de Sanabria

KILOMETROS: 66,51 ; KMS ACUM: 228,24
TIEMPO: 6:14:51; TIEMPO ACUM: 18:42:36
MEDIA: 10,66 Km/h
ASCENSO: 854,50 m ; DESCENSO: 651,10m
ALTURA MAX.: 993,40 ; IBP 60


Salimos de albergue Casa Anita, donde nos habíamos sentido como en casa, y cruzamos el puente que separa Santa Croya de Santa Marta. Al comenzar el camino que va junto al río Tera, nos encontramos a una pareja de peregrinos. El paseo era tan bucólico y romántico, que los dos iban de la mano, bonito detalle. Después de cruzar varias veces el río Tera, nos encontramos con el pueblo de Calzadilla de Tera, y seguidamente con Olleros de Tera. Tras cruzar una carretera, y el camino nos desvía de esa vía, nos metemos por la orilla del embalse de Ntra. Señora de Argavanzal. Para volver a la carretera y poder cruzar el embalse, tenemos que coger a pulso las bicicletas, habiendo desmontado las alforjas. Gracias a Dios, que las alforjas Ortlieb son de fácil montaje. Tras cruzar el embalse, vamos por una carreterilla vecinal y nos acercamos a la iglesia de Villar de Farfon. Tras dejar el pueblo, el camino discurre por zonas de vegetación diversa, hasta llegar a la localidad de Rionegro del Puente, donde antes de llegar, cruzamos el río Negro, pues en época estival las algas que viven en dichas aguas, provocan el color negro del Río.
Tras llegar al pueblo, nos encontramos con un bicigrino muy joven, viene desde Alicante siguiendo el camino de Levante, se llama Pepe, pero ya le llamaremos el Niño. Nos tomamos un refresco en la localidad y nosotros seguimos por camino, y el sigue por la carretera. El camino sigue paralelo a la autovía de las Rías Bajas y llegamos a Mombuey, a los pies de la iglesia de románica de la Asunción, que construyeron los templarios, tomamos un refrigerio. Ahora, nuestro camino va por distintas poblaciones muy pequeñas, y en una de ellas, nos encontramos a un peregrino cordobés, con el cual conversamos unos minutos. Cruzamos Valdemerilla, Cernadilla, San Salvador de Palazuelo, donde vemos que en estas localidades las iglesias están junto a los cementerios, también pasaba en Santa Marta de Tera y algunas localidades más por donde hemos pasado.
Después pasamos rápidamente por Entrepeñas y llegando a Asturianos, un perro que estaba cuidando ganado vacuno, sale corriendo detrás mía, y vuelvo a recordar la escena que viví en Ceuta hace dos años. Hice un “sprint”, y pude dejar al perro fuera del alcance de mi pierna. Después de salir de esta localidad llegamos a Palacios de Sanabria donde almorzamos. Creo recordar, que dimos cuenta, entre Fernando y yo de 10 botellines de cerveza sin alcohol y unas raciones de fritos variados, que nos sentaron muy bien. Terminado el almuerzo, tras haber descansado una hora y media, pusimos rumbo hacia Puebla de Sanabria, donde llegamos alrededor de las 17:30, fuimos directos al albergue privado y procedimos al aseo diario y al lavado de la ropa. Allí coincidimos con 4 peregrinos, dos eran una pareja de Barcelona, un señor alemán y una chica de Madrid.
Visitamos el castillo y la iglesia de la localidad, que están en todo lo alto de una cuesta que tiene bastante guasa. Maravillosas vistas que se disfrutan desde lo alto del Castillo. En la subida vemos la playa fluvial que hay en el río Tera, también existen playas fluviales en varias localidades por donde fluye el río Tera..
Tras la cena, que fue bastante buena, en la Casona Sanabresa, frente por frente al albergue, vemos que han llegado tres bicigrinos, dos granadinos (Salva y Gaby) y el joven que nos habíamos encontrado en Rionegro del Puente.
Y mañana será la etapa más dura, lo cual no era así, pues hubo una peor con posterioridad.