05 mayo, 2008

Con "mono" del Camino

Como Fernando y yo tenemos "mono" del camino, ideamos acercarnos a Monesterio y hacer Monesterio – Fuente de Cantos, pero Fernando dijo que era muy suave, y que comenzáramos en la Venta el Culebrín., pues nada, dicho y hecho. También se apuntó nuestro amigo Joaquín, que ya está haciendo las oposiciones para bicigrino.


Salimos desde Espartinas a eso de las 7:50 y pusimos dirección a la Autovía de la Plata, en una hora y poco nos plantamos en la Venta el Culebrín. Mas o menos a las 9:10 empezamos a picar pedales, y el comienzo era duro, la subida a Monesterio por carretera que son 7 Km. aproximadamente. Empezamos con un buen ritmo, donde se notó mi falta de entrenamiento, siempre viendo en la lejanía a Joaquín y a Fernando, que de vez en cuando, se daban la vuelta y me acompañaban unos metros. En la subida nos encontramos a dos peregrinos que venían desde El Real de la Jara.
Llegamos a Monesterio y Joaquín tuvo que ajustar un poco el cambio trasero de su bicicleta. Pasado el campo de fútbol giramos a la izquierda y nos metimos de lleno en lo que es camino. Bonito paisaje y continuas subidas y bajadas, pero siempre con más bajadas que subidas.


Nos volvimos a encontrar a varios peregrinos algunos en parejas, y otros en solitario, por esa zona, simplemente les quedan unos 890 kilómetros hasta postrarse a los pies de Santiago Apóstol.
Llegada a Fuente de Cantos y parada técnica, tuvimos que buscar una tienda para comprar pilas, pues las pilas que le puse al Gps estaban algo gastadas, mira que llevaba un para de pilas en el coche. Después de tomarnos unas frutas, vuelta hacia Monesterio, y ahora con viento en contra y todo subiendo, lo que antes habíamos bajado, ahora lo tenemos que subir.
Nos paramos a conversar con un peregrino alemán, con muy buen humor, y nos comentó que hace 5 años había realizado el camino Francés desde Pamplona en bicicleta. Antes nos cruzamos con una peregrina irlandesa, y luego otra peregrina que supongo que era española. Una pareja de personas mayores que no hablaban nada español y dos bicigrinos alemanes con sus alforjas ortlieb y el gps garmin.
Unos cuatro kilómetros antes de hacer la parada técnica, me doy cuenta que mi rueda tiene un leve pinchazo, y tuve que inflarla un par de veces antes de llegar a Monesterio, es mi primer pinchazo en los kilómetros que he realizado de camino.
Llegada a Monesterio para realizar una parada técnica en Hotel Leo y probar las delicias de la zona, es decir, un poco de jamón y carne en salsa. Y después de tomar el refrigerio, la vuelvo a inflar, para llegar sin ningún problema a la Venta el Culebrín. Bajada magnífica de 7 kms, que nos hace olvidar las subidas y el viento en contra de la jornada.

Al final hicimos 57,5 kms, en 4 horas y 15 minutos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

See Please Here